03. Amarillo de Nápoles

03. Amarillo de Nápoles

Calma perfecta para realzar contrastes

Amarillo-napoles01

Con la calma de los tonos pastel y un detalle inigualable de calidez, podríamos decir que este color tiene importante función de paso: sobre él pueden destacarse de manera integrada colores vibrantes o, en otro rol, puede ser el mediador que descontracture el juego entre neutros de pura cepa como el blanco y el negro.

Este año tiene un gran protagonismo entre las tendencias de decoración dentro de la gama de beiges, cremitas o neutros cálidos, y, quizás por las prolongadas cuarentenas, se convirtió en un compañero ideal para las figuras orgánicas.

03. Amarillo de Nápoles

ico_COLOR-27

Encontralo en nuestras líneas:

3 paletas cromáticas
trabajadas con Pintura para Tela y sellos sobre lienzo crudo.

O1. Blanco de Titanio

110. Cobre

03.Amarillo de Nápoles

09. Carne Claro

99. Negro

22. Bermellón

07. Arcilla

03.Amarillo de Nápoles

129. Magenta perlado

180. Amarillo Flúo

69. Verde Oliva

68. Verde Talo

03.Amarillo de Nápoles

103. Peltre

88. Chocolate

Amarillo-napoles05

Una tradición dentro del mundo de la pintura

El Amarillo de Nápoles es un color histórico. Su pigmento (PY 41) ya se conocía unos seis siglos antes de Cristo; “se cuenta que se lo encontraba en los tejados de Babilonia”, nos comparte Rubén Civeira, fundador de Eterna, desde el ámbito que más disfruta: el laboratorio de química de la empresa.

 “Originalmente se producía procesando compuestos minerales de plomo y antimonio, sumamente tóxico para el ser humano. Tenía un enorme poder cubriente y una vida útil casi ilimitada”, destaca Civeira.  Como muchos otros pigmentos históricos de la pintura,  se discontinuó el uso de la variante mineral por su toxicidad y su formulación se realiza con componentes de síntesis química: “se lo reemplazó por mezclas de blancos y tierras, de acuerdo con los subtonos (claro u oscuro) deseados y en algunas cartas de color aparecen variantes rojizas,  inexistentes en el original”.