Manejar con destreza
tus craquelados

Este efecto tan popular en la pintura decorativa busca imitar el cuarteado natural que algunas pinturas adquieren por el paso del tiempo; también se puede utilizar para imitar la textura de algunos cueros. Te contamos los secretos para dominarlo.

1. El color de fondo

Es súper importante decidir el color sobre el cual vas a trabajar porque su tono aparecerá a través de las grietas que se formen con el efecto craquelado. Puede ser el mismo en todo el efecto, para lograr una textura de un color uniforme (A) o variar para generar contrastes (B). Si el material de tu trabajo es madera, te recomendamos utilizar nuestras Bases Acrílicas: son muy cubritivas y tenés más de 30 colores para elegir. En cambio, si trabajás sobre vidrio o chapa, podés utilizar los Esmaltes Acrílicos y si lo hacés sobre tela, Pintura para Tela.

2. El Barniz Base

Este componente del Set Craquelador es el primero que vas a utilizar, es un producto incoloro y la cantidad que apliques (carga de material en las pinceladas) determinará la profundidad que adquieran las grietas del efecto.

Te aconsejamos aplicar dos manos de pinceladas cortas y con buena carga de Barniz: pincelá la primera mano en sentido horizontal (A) y dejá secar 30 minutos. Pincelá la siguiente en vertical (B).

3. El Craquelador

Este componente del Set cuenta con 12 colores en su paleta (los podés mezclar para generar tus propios tonos) y se aplica cuando el anterior está bien seco.

No hace falta que apliques dos manos, pero sí tenés que saber que a mayor carga de material, más grandes serán las formas del cuarteado, y viceversa. Es muy importante que dejes orear naturalmente esta aplicación; si el clima está muy húmedo podés ayudar con un secador, pero asegurate de no aplicar calor cerca de la superficie para evitar que aparezcan globitos en la pintura.

Ponelo en práctica, te dejamos algunos proyectos.

CAJA IMITACIÓN CUERO

BANDEJA EFECTO CUARTEADO

FRASCOS DE VIDRIO

Please wait...