El estuche de un reloj
convertido en maceta

Cecilia Azcurra nació en Buenos Aires, donde desde chica estudió dibujo y pintura. Luego se instaló en San Luis y, por complicaciones de la vida, tuvo que dejar de cursar. Sin embargo, siempre tuvo la inquietud artística que hace un tiempo volvió a poner en práctica. “Hace poco retomé, ahora más como una terapia: hace un año perdí a mi marido y soy mamá de siete hijos, de alguna manera es mi cable a tierra”, confiesa.

En este plan, se le ocurrió reutilizar una lata de metal que contenía el reloj de una de sus hijas y que estaba en desuso.

Antes
Después

“La limpié y desengrasé bien con alcohol para sacar los residuos”, comienza Cecilia. “Luego le di dos manos de chalk paint grafito (99) con la ayuda de una esponja”.

A continuación, hizo los detalles de las molduras y la etiqueta con porcelana fría y los pegó.  Perforó la base para que drene el agua y, una vez seco, realzó la ornamentación con pintura acrílica oro rico (105). Para proteger la pieza utilizó dos manos de goma laca que dejó secar dos horas entre una y otra. Las patitas las hizo pegando dos palitos de helado.

Cecilia Azcurra

San Luis capital

Emprendedora, participa en ferias.

Please wait...