Tapa de inodoro restaurada

Tapa de inodoro restaurada a puro color

“Luego de renovar mi baño, noté que a la tabla del inodoro se le había saltado el color  y, en lugar de hacer una reparación tradicional, decidí restaurarla de una manera más divertida, sumando formas y colores mediante la técnica de pintura intuitiva, donde la premisa es la confianza en la pincelada y en el propio pulso. Saber dejarse llevar por  la sorpresa”, nos comparte la artista plástica e ilustradora Romina Miasnik.

tapa-inodoro-reciclada-antes
Antes
tapa-inodoro-reciclada-despues
Después

Siempre es recomendable  preparar la superficie antes de pintar, más en el caso de un ambiente húmedo como es el baño. Para preparar la tabla utilicé Base para Adherencia que se diluye en agua, es  incolora y muy fácil de aplicar. Una vez seca, comencé a pintar con Esmalte Acrílico 99. Negro, 47. Celeste Bahía, 04. Sambayón, 50. Azul Ultramar y 23. Rojo fuego. Usé un pincel para cada color y fui generando formas y pinceladas sin mayor reflexión. La composición se fue armando sola.

“Elijo las pinturas de Eterna porque tienen una gran capacidad cubritiva y sus pigmentos me dan un abanico de colores muy amplio, tanto para la línea de bellas artes como para lo decorativo”.

Una vez seca la pintura, apliqué una segunda mano para que quede bien homogénea, plana y que no se noten las pinceladas. Luego, contorneé las formas con el Esmalte Negro para enmarcar e integrar las formas entre sí.

Para proteger los colores y poder limpiarlo bien, apliqué dos manos de Hidrolaca al Agua Eterna.

Artista plástica