¡A crear tus propias láminas de sublimación!

Si te gusta esta técnica de estampado y te quedaron Pinturas para Sublimación en casa, este es el momento ideal para generar muchas láminas.  Aprovechá que #NosQuedamosEnCasa para activar tu creatividad. Armamos estos consejos de diseños, de uso y de guardado para vos.

Iso-en-casa

Diseños.

  • Soltá la mano haciendo garabatos o formas simples con distintos tipos de pinceles.
  • Agrupá temas: hojas, peces, cactus, etcétera.
  • Pintá hojas A4 con fondos lisos y claros, podés hacer efecto acuarelado rebajando la pintura con 00. Incoloro para darle más transparencia, o con agua.
  • Hacé otra serie de láminas con dibujos o siluetas de trazos oscuros. Esto es ideal porque después vas a tener muchas opciones para estampar combinando tus fondos y siluetas.
  • Probá hacer láminas con sellos de todo tipo: podés hacer sellos grandes de siluetas que después intervengas con detalles o podés hacer muchos sellos pequeños y juntos para formar una textura.
  • Collages: ¿Guardaste láminas que ya las sublimaste una vez? Probá recortar partecitas de todas y pegalas en otro papel para formar una nueva lámina. (Tené en cuenta que si ya la usaste para estampar los colores perderán la intensidad original).
  • ¿Ya hiciste todos esos diseños que querías y te sobró pintura en la paleta? ¡Aprovechala! Pintá algunos papeles con colores lisos, siempre viene bien tener posibles fondos.

Guardado.

  • Esperá a que tus hojas pintadas estén bien secas.
  • Guardalas en folios o bolsitas plásticas herméticas.
  • No las dejes expuestas al calor o a la humedad, y evitá que les dé el sol directo.
  • Si pintaste varias hojas de gran tamaño –por ejemplo sobre papel sulfito– enrollalas juntas y colocá entre lámina y lámina algún separador. Después podés colocar el tubo en un portafolios o en una bolsa de nylon grande.

Más sobre sublimación